16962_wpm_hires

Las garrapatas pueden transmitir enfermedades graves, ya que en su interior sobreviven y se multiplican ciertos tipos de microorganismos. Lo malo es que cuando una garrapata chupa la sangre de tu perro, también abre un camino de entrada para estos microorganismos que pueden infectarlo. No puedes olvidar que algunas de estas enfermedades tambien las puedes contraer tú, pero no de tu perro si no de una garrapata infectada que te pique a ti.

Las bacterias que provocan enfermedades relacionadas a las garrapatas se les llaman HEMOPARASITOS,  porque se encuentran en la sangre, bien sea en las células sanguíneas, como glóbulos rojos, blancos y  plaquetas o libres en el plasma. De manera general producen casi los mismos síntomas en nuestras mascotas, como por ejemplo: fiebre, mucosas pálidas, apatía, anorexia, anemia, sangrado por la nariz, sangre en la orina, sangre en las heces, jadeo, diarreas e inclusive llegar a la pérdida de visión.

El diagnostico se realiza  a través de un examen con una muestra de sangre, en un laboratorio. Es una enfermedad que no se logra eliminar nunca del organismo, solo se puede controlar y luego permanece en estado latente hasta que las defensas de la mascota bajan, por cualquier stress bien sea físico o emocional, y las bacterias proliferan, crecen descontroladamente e invaden la sangre. Por eso es sumamente importante que mantengas a tu mascota con chequeos periódicos con su veterinario como mínimo de cada 6 meses, para que la enfermedad no te agarre desprevenido, ya que no importa si tu mascota tiene o no tiene garrapatas sobre su cuerpo en ese momento, como ya se dijo anteriormente, su activación o no, depende del sistema inmune, es decir, se pudo haber infectado con una garrapata que le pico hace tiempo atrás, meses e inclusive años.

El tratamiento es sencillo, son bacterias que responden muy bien a la utilización de antibióticos de la familia de las tetraciclinas y en algunos casos cuando la infección es muy fuerte se puede utilizar un anti-protozoario inyectado como complemento al mismo. Es un tratamiento que dura entre 15 a 21 días, en casos severos se pueden indicar hasta un mes de tratamiento; se le adicionan complejos B, multivitamínicos, alimentos altos en hierro y hasta acido fólico para ayudar a la formación de glóbulos rojos y contrarrestar la anemia; es importante nunca olvidar que se incluya en el tratamiento para tu mascota el uso de protectores gástricos, ya que es un tratamiento prolongado y su sistema gastrointestinal se ve muy irritado y en ocasiones puede perder el apetito por una gastritis.

Estas enfermedades son muy comunes sobre todo entre los caninos; por ejemplo en el estado Aragua, Venezuela, hay estudios que indican una presencia de éstas en el 95% de los perros, así que no te alarmes al conocer el diagnostico de tu mascota de que padece de alguna de ellas, solo ponla en control con su Veterinario y no lo descuides para que no pase a mayores ya que hay que tratarla a tiempo porque, de no ser así, puede llegar a morir por fallo hepático y renal. Si lo ves decaído o decaída, sin apetito, ha perdido peso muy rápido y duerme durante la mayoría del día , llévalo lo más pronto posible a hacerle una evaluación.

Por: M.V. Francisco Velazco

 Twitter: @medvetexpress y @franciscopapito

Deja un comentario